LA METÁFORA DEL BAMBÚ

20:59

METÁFORA DEL BAMBÚ

despertar emprendedor

¿Conoces el ciclo de crecimiento del bambú?

Una de las metáforas que más me ha gustado es la del ciclo del crecimiento del bambú. Este proceso es algo realmente sorprendente, es una metáfora maravillosa y perfectamente encaja en la vida de aquellos que nos atrevimos a ser emprendedores.


El bambú es la planta con el crecimiento más rápido que existe en todo el reino vegetal. Hay quien dice, que en la etapa de desarrollo, si te sientas pacientemente a observarlo, puedes verlo crecer. Ya que puede llegar a crecer hasta 1 metro por día.

Si siembras una semilla de bambú en la tierra de tu jardín, la riegas y la cuidas... y en siete años de cuidados no consigues que brote ni un pequeño tallo. No desesperes… Podría ser una decepción para ti, pero recuerda que el éxito es un proceso. Te preguntarás ¿Cómo es qué esa planta que crece tan rápido no crece en mi jardín?

En primera instancia puedes echarle la culpa a la tierra, “quizás sea demasiado pobre”, aunque puedes darte cuenta que otros árboles viven en ella… así que no debe ser esa la razón.

Quizás sea el clima, ¿Quién sabe? Quizás necesita otro ambiente para salir adelante... Sin embargo en Asía hay regiones con temperaturas extremas en todos los sentidos. Esta planta aguanta el más caliente sol y el frío más extremo. De hecho, este tipo de bambú, es famoso por su habilidad para sobrevivir en cualquier circunstancia.

Quizás puedes incluso pensar que el problema esté en ti, quizás tú no puedas conseguir que crezca el bambú.

Sin embargo el bambú es una planta muy peculiar. Durante sus siete primeros años, si, siete años, crece hacia abajo, expandiendo sus raíces hasta lo más profundo. ¿Para qué? Muy simple, se está preparando para después ser capaz de alcanzar el mayor de los desarrollos. Una vez alcanzado su objetivo, el haber preparado la tierra y fortalecido sus cimientos, en tan solo seis semanas puede alcanzar una altura superior a los treinta metros. Pero antes tuvo que edificar su crecimiento mediante raíces, por un periodo de siete años. El bambú parece saber que el éxito es inminente como recompensa de su paciencia y constancia.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento, que iba a tener después.

Ser el Número Uno no es fácil, hay que prepararse mucho para ello, y el bambú lo consigue gracias a siete años de profundizar sus raíces. La paciencia, la constancia y la perseverancia son necesarias en tu camino hacia el éxito en cualquier cosa que te propongas...

Muchas veces uno se rinde ante una frustración temporal y abandona a unos pasos antes de donde le espera la gloria. Muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que este, requiere tiempo. 

Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.

Es tarea difícil convencer al impaciente que solo llegan al éxito, aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado. De igual manera es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Y esto puede ser extremadamente frustrante.

En esos momentos debemos recordar el ciclo de maduración del bambú, y aceptar que, mientras no bajemos los brazos, ni abandonemos por "no ver” el resultado que esperamos, en realidad sí está sucediendo algo dentro nuestro: estamos creciendo, madurando, estamos echando nuestras propias raíces.

Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando hábitos exitosos y el temple que les permitirá sostener el éxito, cuando éste al fin se materialice. El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación. Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros.

El éxito es un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia.Si los resultados que tienes hoy no son  lo que anhelas, no desesperes… quizá debas edificar mejor tus raíces…

La única forma de echar raíces como emprendedor es educándote financieramente.
Por favor no olvides dejar tus comentarios...

Tengo un compromiso con la auténtica educación financiera en habla hispana… Es la razón por la cual estoy lanzando una campaña de educación financiera masiva; por medio de este artículo obsequiaré una colección de 14 libros de finanzas personales en formato digital a TODOS los que adquieran el Manual del Futuro Millonario. Yo personalmente les haré llegar esta colección exclusiva a su correo electrónico.

Si te interesa comenzar tu Educación Financiera te dejo Mis Datos...
E-mail: arqui.empre@gmail.com
         

"No desistas hasta alcanzar el éxito financiero y nos vemos en la cima"
Arturo Quijano

También te puede interesar

0 comentarios